Cinco formas en que el IoT está ayudando al medio ambiente


La conectividad, la tecnología de sensores y el IoT están ayudando a crear un mundo más ecológico

Cinco formas en que el IoT está ayudando al medio ambiente  

 

Después de un exitoso programa piloto llevado a cabo por Gemalto, el proveedor líder de tecnología de motores y telemática Ashwoods Lightfoot y el Concejo Municipal de Exeter, la perspectiva de una conducción eficiente y más ecológica para los usuarios cotidianos de las carreteras se está convirtiendo en una realidad.

Pero no solo la conducción está sintiendo los beneficios ambientales del extenso alcance del Internet de las Cosas. El mundo de la tecnología está empezando a ver cómo los dispositivos del IoT aumentan la eficiencia energética en los hogares y en las granjas.

A continuación, cinco formas en que el IoT está ayudando a reducir el desgaste del medio ambiente...

1. Ecología sobre la marcha

Los automóviles inteligentes y autónomos pueden marcar el comienzo de una nueva era de conducción ecológica al permitir que los vehículos en la carretera comuniquen y procesen lo que otros vehículos están a punto de hacer. Esto permite que el tráfico se mueva a una sola velocidad, con unos pocos metros entre los vehículos, lo que reduce la ineficiencia de combustible provocada por los cambios de velocidad y de marcha de los vehículos operados por humanos. La plataforma Watson IoT de IBM se ha utilizado para crear un automóvil sin conductor llamado Olli. La plataforma Watson IoT analiza la gran cantidad de datos que provienen de los sensores del vehículo, lo que permite acelerar, desacelerar y cambiar de carril sin un conductor.

2. Fauna conectada

El IoT se ha utilizado para recuperar especies al borde de la extinción con gran éxito. El lince ibérico se restableció en España después de utilizar las tecnologías del IoT para rastrear y monitorear los pocos linces silvestres que quedan. Mediante el uso de collares para el geomapping de su ubicación y de sus hábitos, junto con drones conectados, mucho menos invasivos al rastrear a los animales, los científicos y expertos en vida silvestre pudieron ayudar a restablecer la especie.

3. Sin derroche no hay escasez

Dejar las luces encendidas, calefaccionar una casa que está vacía o calentar agua que nadie va a usar son todos grandes despilfarros de energía. Sin embargo, los hogares inteligentes y conectados pueden evitar el uso innecesario de energía. Existen programas disponibles, como el Loxone Smart Home, que permiten a los usuarios encender o apagar las luces y controlar la temperatura y la actividad de la caldera cuando se está fuera de casa. Además, los vehículos también pueden conectarse a los hogares y así crear una gama más amplia de opciones de ahorro de eficiencia.

4. Sensor de cambio

Los sensores están más sofisticados que nunca y ahora pueden ser transportados por la gente con facilidad. Hay una serie de sensores que miden la calidad del aire y avisan a los usuarios a través de aplicaciones en sus teléfonos inteligentes cuando el aire está en niveles peligrosos o puede causar asma. Esto no solo es útil para el usuario, sino que también puede aumentar la conciencia sobre la contaminación y las altas emisiones en las zonas pobladas. Algunos dispositivos similares también se utilizan para trabajar con radiación y mineras. Es una buena manera de impulsar a las comunidades y a los gobiernos a combatir el aumento de los niveles de contaminación.

5. Agricultura más inteligente

A través del uso de sensores inteligentes, los agricultores pueden reducir la cantidad de residuos que producen, así como supervisar sus procesos agrícolas según el clima, la humedad, la luz solar y otros factores externos. También es posible reducir la cantidad de agua utilizada para hidratar los cultivos cuando un sensor descubre que los niveles de humedad en el suelo son correctos. Un enfoque del IoT puede ayudar a reducir el desperdicio y aumentar la eficiencia energética en el mundo agrícola.

 

Fuente: /review