Haciendo que el Internet de las Cosas (IoT) sea fácil de usar


​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​Los dispositivos inteligentes como los wearables confían se basan en una conectividad rápida y estable,  algo que sólo será más importante conforme el número de dispositivos en el Internet de las cosas crece


Los wearables​ están de moda. El esperado Apple Watch es el último juguete brillante en el mercado wearables en el mundo, e incluso Google Glass, que fue retirado del mercado de consumo, podría encontrar nueva vida en el lugar de trabajo..

Tractica estimata que en 2013, cerca de 17 millones de dispositivos portátiles inteligentes fueron vendidos y que esta cifra llegará a casi 187 millones en 2020.​

Sin embargo, existen cuestiones persistentes que tienen que ver con la conectividad - y estas cuestiones sólo se harán más prominentes al ritmo que la red de dispositivos inteligentes conocida como el Internet de las Cosas (IoT)​ se expanda.

Muchos de estos dispositivos están diseñados para ser utilizados fuera de casa, lo que significa que los usuarios confían en la conectividad celular o Wi-Fi, gratuito pero lento, tal vez en una cafetería o en el bar, donde están compartiendo con muchos otros usuarios una red que a menudo carece de seguridad.

Volviéndose más rápido

La conectividad celular, al menos, ha dado pasos agigantados en los últimos años, debido al despliegue de redes más nuevas y más rápidas que cuentan con una mejor cobertura.

"El 4G está ayudando, y el 5G también lo hará", dice Jonathan Mitchener, Jefe de tecnología, TIC, en Innovate, en el Reino Unido. "Esto no es solo porque l​​as redes más rápidas se están volviendo más disponibles, sino también porque, al hacerlo, liberan capacidad en la generación anterior de conectividad móvil​".

"Muchas de las aplicaciones del Internet de las Cosas necesitan de la conectividad, tal vez una conectividad confiable o regular, que no necesariamente tiene la velocidad del streaming de videos o de los juegos que sí tiene la conectividad 4G o 5G. Por lo tanto, la conectividad es importante, pero no todos los dispositivos conectados al Internet de las Cosas tie​​nen los mismos requisitos de conectividad, y esas necesidades pueden ser muy diversas". 

Expectativas realistas

También es importante que los consumidores sientan que su información personal está segura cuando utilizan dispositivos del Internet de las Cosas. Sin embargo, según el profesor Spicer, es casi imposible alcanzar una privacidad total, sobre todo para la tecnología wearable.

"Probablemente usted pueda examinar su teléfono y cambiar la configuración de privacidad, pero esto requiere un gran conocimiento, y preservar la privacidad puede convertirse en un trabajo de tiempo completo", dice. "El pacto con el diablo al usar un reloj inteligente es que se obtiene una gran cantidad de funciones nuevas a cambio de la privacidad".

Autenticación robusta

La buena noticia es que los usuarios deberían ser capaces de evadir a los hackers, ya que muchos de estos dispositivos utilizan la autenticación basada en SIM a través de la conectividad celular. Asimismo, los fabricantes y los proveedores de redes están avanzando a pasos agigantados para garantizar que el Internet de las Cosas sea lo más seguro posible, y el terreno ya está casi listo. Si se logra superar ese obstáculo, el Internet de las Cosas va camino a un futuro brillante.

"Claramente, los dispositivos conectados jugarán ​​​​un papel importante en el futuro, y el impacto podría ser grande, siempre que los servicios de lanzamiento que incluyen estos dispositivos sean tan fáciles de entender como sea posible para que la gente comprenda lo que son y obtenga valor de ellos en su vida cotidiana", dice Mitchener.​​​​