• Gemalto ahora es parte del Grupo Thales, descubra más.

La adopción de la tarjeta de metal en el mundo


Enero 2019

¿Usted sabe cómo se inventó la tarjeta de crédito? El empresario Frank McNamara fue quien tuvo la idea de la tarjeta de crédito en 1949. Después de pedir la cuenta en un restaurante en Nueva York, se dio cuenta de que había olvidado la billetera. Negoció su salida del local firmando un recibo por la cena y prometió al restaurante que pagaría lo que debía. Un año después, se le ocurrió la idea de una tarjeta de crédito multiuso y fundó la primera empresa de tarjetas para el consumidor de los Estados Unidos, el Diner's Club. La idea era que los miembros del club pudieran firmar la cuenta de una cena y pagarla después.

Al mismo tiempo, Alfred Bloomingdale -nieto del fundador de la tienda de departamentos Bloomingdale y figura clave en la expansión del negocio de las tarjetas de crédito- fundó Dine and Sign. Las dos empresas acabaron fusionándose, y Bloomingdale fue nombrado Vicepresidente del nuevo Diner's Club.

Bloomingdale predijo que un día las tarjetas de crédito se harían más populares que el propio dinero. Y, muy rápidamente, su previsión se hizo realidad. Esto puede ser comprobado por un hecho divulgado recientemente por el British Retail Consortium: el valor de las compras hechas con tarjeta ya representa más de tres cuartos de todas las ventas retail

La adopción generalizada de los pagos con tecnologia contactless (pago por aproximación) también tuvo un gran papel en ello. De las tarjetas de plástico y los dispositivos wearable que utilizan tecnologías de chip de radiofrecuencia hasta aplicaciones de pago móvil equipadas con la tecnología NFC, los métodos innovadores que permiten transacciones sin contacto para los consumidores están en todas partes.

Aquí hay algunos buenos ejemplos de dichas tecnologías adoptadas en Brasil:

  • Pulseras de pago sin contacto – funcionan muy bien para hacer pagos en la playa, en el parque, en la universidad, en espectáculos y en eventos. Son mucho más prácticas porque contienen una etiqueta de pago que tiene la misma funcionalidad que una tarjeta bancaria EMV, pero en un formato mucho más flexible y resistente al agua. En Brasil, algunos bancos, como el  Banco do Brasil y Santander ya están ofreciendo sus propias pulseras. También se puede pagar el transporte público en Río de Janeiro con una pulsera proporcionada por Riocard.
  • Los dispositivos wearable, como los relojes inteligentes, las joyas -anillos o pulseras-, e, incluso, la ropa ya pueden habilitarse para hacer pagos sin contacto con el uso de una etiqueta de pago flexible integrada. Visa lanzó un proyecto durante los juegos Olímpicos en Brasil llamado "anillo de pago" para ofrecer a los atletas mayor conveniencia al pagar por sus compras dentro de la Villa Olímpica.
  • Apps para smartphones: ya existen soluciones de pago, como las billeteras móviles de Samsung y de Apple, que proporcionan a los brasileños la comodidad de pagar con su smartphone, sin la necesidad de retirar su tarjeta de la billetera. Tanto Apple como Samsung Pay ya están conectados con algunos bancos de Brasil. 

Sin embargo, la última innovación en el mercado de los pagos es la tarjeta de metal. La tarjeta de metal tiene un diseño minimalista, casi sin texto o números en el frente de la tarjeta. Se ha convertido en el nuevo símbolo de status para clientes ricos de todo el mundo. Hay cinco tipos diferentes de tarjetas de metal:

Cartões de metal diferentes da Gemalto

Easy Metal - Esta tarjeta con metal encapsulado tiene dos láminas de PVC en el frente y en el reverso y su interior es de metal. Pesa alrededor de 11 gramos y puede producirse con la función de pago sin contacto.

Compact Metal - Esta tarjeta tiene el metal encapsulado y dos láminas de PVC en el frente y en el reverso de la tarjeta y se fabrica con una aleación metálica especial en su interior. Pesa alrededor de 18 gramos y también puede fabricarse para pagos sin contacto.


O Metal Veneer Card tiene una aleación de metal en su interior y se proyecta a través de un proceso integrado de punta a punta, lo que significa que cuando usted mira un lado, podrá ver el borde metálico. La tarjeta Veneer pesa entre 16 y 18 gramos, se personaliza por láser y se puede usar como una tarjeta de pago sin contacto.

La tarjeta Hybrid Card tiene una lámina de metal en la parte delantera y una lámina de PVC en el reverso. Pesa aproximadamente 22 gramos. El proceso de grabado del número de la tarjeta y de los datos del cliente se realiza con láser. Esta tarjeta también puede ser sin contacto, de ser necesario.

Full Metal - Esta tarjeta se produce a partir de una aleación especial de metal, pesa alrededor de 33 gramos. La tarjeta hecha íntegramente de metal es la más lujosa de todas, pero no puede agregarse la función de pago sin contacto.

Esta tarjeta de lujo ya existe en los EE.UU. desde 1999, cuando American Express ofreció su tarjeta Centurion, hecha de titanio, a sus clientes. Dieciséis años después, en marzo de 2017, lanzó su tarjeta Platinum, hecha de acero inoxidable.

Cartão de metal completo da Gemalto

Hoy en día, la tarjeta de metal es un símbolo de status utilizado en todo el mundo. En Brasil, Bradesco lanzó la primera tarjeta de metal en julio de 2018, con beneficios como puntos que nunca expiran, asistente personal, pago sin contacto, salas VIP en los principales aeropuertos del mundo, entre otras ventajas para sus usuarios, que exigen calidad y tienen un alto poder adquisitivo. La tarjeta Visa Aeterum es la primera en el país. Es una tarjeta de metal que se ofrece por invitación a un selecto grupo de clientes del banco.

En otros lugares del mundo, la empresa inglesa de pago digital Revolut recientemente lanzó su tarjeta de metal como parte de su servicio premium de cobro de tarifas, con recursos como reembolso, seguro de viaje, un servicio que reserva restaurantes o entradas para shows o acceso más económico a salones de aeropuertos. En Alemania, la N26 es la empresa que está innovando con su N26 Metal, descrita como una tarjeta física y una "afiliación a la generación digital".

Tener una tarjeta de metal significa impresionar a sus clientes. Sin embargo, su diseño lujoso no es el único beneficio. Poseer una de esas tarjetas significa que los propietarios pueden acceder a servicios premium, como recibir los reembolsos de las transacciones en una moneda de su elección, hacer retiros internacionales gratis, upgrades de habitaciones de hotel, seguro de viaje, entre otros servicios, que no están disponibles para todo el mundo. Se trata de proporcionar al usuario una experiencia continua, conveniente, segura y ágil.